Magia blanca hechizos de protección

La magia blanca hechizos de protección, son un elemento clave para mantener a los enemigos espirituales y físicos alejados. Nos damos la oportunidad de avanzar, sin que nada nos detenga en nuestro propósito.

Cualquiera de estos hechizos de magia blanca son sumamente sencillo y lo mejor de todo es que los podemos hacer en cualquier momento. No necesitamos un día u hora en particular para recurrir a estos rituales de protección. Toma nota, y no pierdas detalle de lo que te presentamos en magia blanca hechizos de protección.

Primer hechizo de protección

Para este hechizo de protección, necesitaremos un pedazo de papel de aluminio, sal marina, hojas de laurel y un diente de ajo. Después de tener todo los ingredientes a la mano, procedemos con la unión de ellos.

  • Tomamos el diente de ajo y una hoja de laurel sobre el papel de aluminio.
  • Luego incluiremos la sal. Debemos verter suficiente sal sobre el ajo hasta quedar tapado por completo.
  • Finalmente, tomamos todo y lo envolvemos en el papel de aluminio creando un pequeño paquete.

Para que la magia blanca hechizo de protección sea efectivo, debemos llevar el paquete que hemos realizado a diario. Esto debe hacerse consecutivamente, por una semana y en caso de que aún necesitemos protección, el hechizo debe realizarse nuevamente.

Siempre que recurramos a él, todos los elementos que empleamos deben ser cambiados por unos nuevos.

Magia blanca hechizos protección

Segundo hechizo de protección

Para este hechizo de protección con magia blanca, necesitaremos una vela de color blanco y agua bendita. Si no tenemos, podemos bendecirla de la siguiente manera:

Colocamos agua en un bol o cualquier envase limpio que tengamos. Lo llenamos de agua y le colocamos una pizca de sal marina. Si no tenemos podemos cambiarla por sal refinada. Finalmente, la revolvemos con sumo cuidado hasta que la sal se diluya por completo.

Colocamos nuestro dedo índice dentro del agua y nos enfocamos en las energías que deseamos atraer. Cuando buscamos bendecir algún elemento con magia blanca, podemos hacer una petición especial para liberar. Enfocándonos en limpiar toda impureza que pueda existir.

Ritual para el hechizo

La magia blanca es muy efectiva, por ello gran parte de los hechizos de protección incluyen el agua bendita. Ya vimos cómo podemos bendecir el agua, ahora con ella vamos a bañar y purificar una vela blanca.

No concentramos y enfocados en la luz que desprende la vela blanca y pedimos que las energías negativas se alejen. Podemos realizar una petición para la protección de nuestro trabajo, hogar y proteger cualquier cosa o persona que queramos.

Mientras la vela se va consumiendo, toda la energía que hemos colocado en este ritual de magia blanca para la protección, se irá manifestando. El hechizo de protección podemos repetirlo las veces que sean necesarias.

Tercer hechizo de protección

Este último, hechizo de protección con magia blanca es el mejor de todos los que te presentamos en esta ocasión. Para realizarlo debemos tener:

  • Dos velas grandes de color blanco.
  • Hoja de papel blanca o a rayas.
  • Aceite de vainilla.
  • Una daga.
  • Hierbas: lavanda, clavo y hierba de San Juan.

Antes de iniciar el hechizo debemos tomar las hierbas y mezclarlas en un envase. Luego colocaremos nuestro nombre en la primera vela. Cabe destacar, que este ritual puede ser realizado para proteger a una mascota u otra persona que lo necesite.

Con la punta de la daga vamos a escribir el nombre y algunas características de quien será protegido. Untamos ambas velas con el aceite de vainilla y las encendemos.

Tomamos la segunda vela y con los ojos cerrados nos enfocamos en la energía que necesitamos para crear un escudo protector mágico. Recitamos nuestros deseos en voz alta y los escribimos en la segunda vela.

Finalmente, tomamos las hierbas e impregnamos las velas con ellas. Una vez consumidas, tomamos sus residuos, los quemamos y hacemos un baño con las cenizas. De este modo, absorberemos todas las energías y protección que hemos solicitado con este hechizo.