¿Qué es la Magia blanca?

La energía cósmica, la energía de la naturaleza y de la tierra ha hecho que el hombre se involucre desde tiempos inmemorables, para él acercarse sin la ayuda de Dios a ese mundo desconocido que siempre le ha llamado la atención.

Fue así, que adquirió conocimiento y práctica para conseguir cosas sorprendentes con ayuda de fuerzas cósmicas y sobre naturales con el fin de alejar a los malos espíritus que poseía las personas y/o entidades negativas para preservarlas de hechizos y brujerías.

Hoy por hoy hay estudios científicos en donde se comprueba que el ser humano utiliza apena el 10% de su inteligencia, sin embargo, el hombre siempre ha estado en la búsqueda de esa fuente de energía que hace que tengamos contacto extrasensorial, es decir, el conocer, poner en práctica el uso de poderes sobrenaturales o sobrehumano para saber que va a pasar, tener poderes de adivinar, de ver el futuro, de clarividencia.

En el pasado, era común ver cómo muchos se engrandecían al  hacerse llamar magos y decir que practicaban la magia y tenían poderes naturales, desde sacerdotes, curanderos hasta emperadores decían tenerlos, todo con la posibilidad de infundir fiabilidad en ellos y creer que eran seres con comunicaciones divinas con los dioses. Los brujos, en cambio, eran aquellos de un nivel social y económico menor más bajo, donde los pobladores recurrían a ellos para mejorar sus cultivos y atraer la buena fortuna. Ellos practicaban la magia blanca.

La magia blanca nunca busca hacer daño, todo lo contrario, busca mejorar su bienestar tanto físico, mental y económico, la magia blanca es un arte, porque a partir de conocimientos sobrenaturales se puede obtener resultados que cambien en favor de la o las personas que lo solicitan, es decir, para el común de nosotros la magia blanca es aquella que aplica para obtener algo bueno sin perjudicar al otro(a).

¿Es válida la magia blanca y qué opina la iglesia católica al respecto?

La magia blanca y cualquier tipo de magia como la magia negra no son bien vistas por un sector de la sociedad indistintamente de que país nos referimos, a pesar que la magia blanca busca un beneficio, busca el bien de los demás, pero muchas personas pueden tomar esto no con tanta calma como las demás personas.

La iglesia católica en absoluto está de acuerdo con la práctica de la magia blanca y hechicería, magia negra o cualquier otra forma esotérica para conseguir bienes materiales o cualquier tipo de petitorio.

Podemos verlo de diferentes ángulos y al final el resultado será el mismo o muy parecido, veamos, no debemos pecar de cándidos debemos ser todo lo contrario, tener picardía, duda, desconfianza porque pueden hacer de nosotros algunas personas mal intencionadas que, con su verborrea, nos confunden y nos veamos involucrados en rituales, o brujería. No hay que negar en el mundo de Dios hay de todo y puede ser que algún brujo haya hecho pacto con el Diablo y pueda hacer uso de ese poder para practicar magia negra y practique el mal, pero en la mayoría de las veces son personas palabreras, charlatanes que con su verborrea buscan incautos y se vales de su ignorancia para embaucarlos

En este sentido la magia es parte de nuestra cultura ancestral, pero eso no le da legalidad ante los ojos de la iglesia y sus fieles devotos, porque va en contra de la norma, si somos hijos de Dios y profanan una religión basada en la fe y en la creencia. No debemos ni podemos ser parte de esos prácticas, si lo hacemos estamos en contra de Dios y estamos negando su existencia y eso va en contra de nuestros principios.